Consejos para elegir calzado de invierno

Cuando llega el invierno es momento de cambiar el calzado, no solo para protegernos del frío sino también de la lluvia y hacerlo de una manera cómoda y cálida. Gracias a la inyección de suelas con las que cuentan las principales firmas del sector, se puede fabricar calzado de calidad para la temporada de frío.

¿Qué características debe tener el calzado de invierno?

Además del diseño, uno de los aspectos en los que más nos solemos fijar cuando vamos a comprar calzado, es que la suela debe proporcionar la máxima estabilidad y no ser deslizante. Si tienen grosor amortiguarán los impactos porque disipan mejor las cargas que los de suela fina. En este caso, para el calzado de invierno debemos apostar pos materiales sintéticos o de goma, que tienen más capacidad de amortiguación que las de cuero.

Si elegimos calzado de goma no debe ser muy gruesa para que las articulaciones del pie puedan hacer correctamente su movimiento. De lo contrario, lo mejor es elegir otro calzado diferente que sí lo permita.

Es importante no elegir hormas que resulten demasiado estrechas que hagan que el pie esté demasiado apretado. Lo mismo sucede con el calzado que tiene demasiada puntera. Hay que elegir los zapatos de puntera redondeada, con ello evitaremos la aparición de juanetes.

La altura del tazón del zapato no debe tener más de 3 centímetros. De esta forma se reparte bien el peso de todo el cuerpo, distribuyéndolo entre la zona delantera y el talón, que es la parte que soporta la mayoría del peso principal.