Unas suelas perfectas

En el trabajo de inyección y diseño de suelas, sabemos lo importante que es estar atento a todos los detalles para conseguir un acabado perfecto. La suela de un zapato es fundamental para conseguir la comodidad del mismo, es el punto de contacto con el suelo y nos protege el pie.

¿Cómo conseguir una suela perfecta?

El primer paso es hacer el diseño, es el pilar sobre el que se sustenta el resto del zapato, si el diseño de la suela no es bueno, habremos echado a perder todo el trabajo posterior sin ni siquiera empezarlo. 

Existe un software que nos permite hacer diseños de manera muy cómoda y con mucha precisión, por lo que facilita mucho la tarea de crear un diseño de calidad, es altamente recomendable aprender a usar este tipo de software para lograr los mejores resultados.

Una vez tenemos nuestra suela diseñada, un modelista de suelas debe ajustar al zapato la suela. En primer lugar, delimitará las líneas maestras, para ello, se debe pegar un papel adhesivo sobre el que se trazaran líneas de la suela para detectar posibles fallos en el ajuste. Posteriormente, se hará un modelo en 2D, es decir sobre el plano se marcarán los relieves y líneas de la suela, de manera que el modelista pueda hacer las modificaciones de pulido requeridas.

Estos pasos se repiten tantas veces como sea necesario hasta que se consiga el resultado esperado, por tanto, como podéis observar se trata de un trabajo de alta precisión, que requiere que el profesional sea lo más detallista posible para poder finalizar antes su labor. ¡Es todo un arte!